Menú Cerrar

Blog

El monte, vínculos etéreos, estreno en cines este jueves.

Por Juani Villano

Título original: El monte

Año: 2022

Duración: 87 min.

País: Argentina 

Dirección: Sebastián Caulier/ Guion: Sebastián Caulier/ Fotografía: Nicolás Gorla/ Dirección de arte:Andrea Benítez/ Vestuario: Manuela Maglio, Victoria Nana/ Maquillaje y peinados: Mariela García/ Montaje: Tomás Pernich, Federico Rotstein/ Diseño de sonido: Manuel de Andrés/ Música original: Sr.Pernich

Reparto: Gustavo Garzón, Juan Barberini, Gabriela Pastor

Productora: Werner Cine

Un llamado que surge de entre los árboles. Hay algo escondido que ordena poseer y llevarse a alguien. Quizás sea una deidad o un simple fantasma del pasado. Lo seguro es que consigue lo que quiere. Los vínculos se ven puestos en jaque cuando el mensaje es enviado, y así, el dominio mental y físico es puesto en marcha. Ahí donde aúllan los animales, en el corazón del monte, aquello espera, pacientemente.

El monte (2022) es la última película escrita y dirigida por el director formoseño, Sebastián Caulier. El relato abarca y se centra en el vínculo paterno filial entre un hombre joven (Juan Barberini) que va a buscar y ayudar a su padre (Gustavo Garzón); un ermitaño y renegado de la sociedad, que decidió aislarse en una casa alejada de todo. Pero el problema no es simplemente el rechazo del padre, sino que, al caer la noche, este entra en una especie de transe y se dirige hacia un monte. Así, el hijo deberá salvar a su padre, con ayuda de la amante del mismo (Gabriela Pastor), antes de que la presencia del monte logre su cometido, se adueñe del hombre y lo haga desaparecer. 

El vínculo entre padre e hijo es uno de los elementos más fuertes de la película. Los diálogos entre ambos construyen una relación realista y verosímil. Risas y tristezas, dialogan entre sí, constantemente. Los rencores del pasado y las incomprensiones generacionales son el caldo de cultivo que nutren al apego entre ambos. Pese a que peleen y no lleguen a comprenderse, el amor entre ellos se evidencia de manera más que clara. Por ejemplo, la sexualidad del hijo y la charla respecto a ese tema. Con la luz de una fogata, las sombras colorean el rostro de los dos. Los recuerdos de una pareja que ya no está, las dudas inocentes pero sinceras del padre. Hay amor en esta parte del relato, del más puro y concreto. 

Respecto a las actuaciones, estas son más que logradas. Por supuesto, el talento de Garzón es innegable y en algunos momentos se lleva toda la admiración, pero sus compañeros de elenco logran lo mismo. Desde la relación ya explicada entre Garzón y Barberini, hasta el amor y búsqueda de ayuda del personaje de Pastor. El tridente actoral es un elemento clave que hace funcionar a la historia.

La construcción sonora es un punto altísimo en el imaginario de la obra. Como bien decía Bresson, lo primordial es el oído, más allá de la vista. Caulier logra envolver a la audiencia con cada sonido detallado en la narrativa. Animales, viento, voces de niños y niñas. Estos sonidos pueblan la imagen y sugieren aquello que no se muestra. Este factor genera una sensación de asombro y a su vez entendimiento, cuando se sabe que el equipo que trabajó sobre estos elementos sonoros es el mismo que el de Lucrecia Martel, para la película Zama (2017). Talento y dedicación artística en su máximo esplendor. 

En síntesis, una obra notable y excelente. Dónde el director logra englobar sus orígenes, costumbres y cotidianidad, para alcanzárselas al resto de la audiencia. El conflicto sobre la vejez se mezcla con el fantástico. Una analogía clara y hermosa. Dan ganas de continuar el recorrido de Caulier, no sin antes llegar hasta su ópera prima, para así comprender su evolución. 

Los monos lanzan alaridos, los árboles parecen mirar a todo aquello que entra al lugar. Tal vez sus ramas agarren de los brazos, o quizás, de forma gentil inviten a adentrarse en su mundo. Todo lo que comienza tiene un final, pero a veces, este continúa en otro plano, más allá de la concepción humana. Vivir y morir no son separados, sino que se mantienen juntos hasta fundirse en la imagen, entre la vegetación interminable del monte. 

Publicado en Críticas

También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todo se calma, cortometraje argentino por Cine.ar
Johnny vs Amber la docuserie del juicio más seguido por los fans
Santo, producción hispanobrasilera para Netflix
La escuela católica, basada en uno de los crímenes más atroces en la Roma de los 70
La convivencia entre lo nacional y el mainstream, nuestro paso por la Argentina Comic Con
Mañana llega LA MUJER Y EL CINE
Mamma Roma, reestreno de un film polémico y prohibido
Merry Christmas, Mr. Lawrence. ESPECIAL PELÍCULAS DE CULTO
Cabeza borradora, David Lynch. ESPECIAL PELÍCULAS DE CULTO
UN DIOS SALVAJE, una comedia de Roman Polanski
RRR, érase una vez en India
La noche más larga, miniserie española
Pleasure, retrato del sueño porno
La mujer del viajero en el tiempo, una serie fresca, corta y que no defrauda.
La respuesta del matemático, cine coreano
Cartas al presidente, en el Festival Han cine
10 meses, en Han cine Festival de Cine Coreano
Quizá amor, comedia en el Festival de cine coreano
Charlamos con Fernando Madedo, director ejecutivo de PCI
Conversamos con Luciano Nacci, director del Festival de Cine Luz del Desierto
Entrevista ¡MATANZA, VAMOS A FILMAR! y ¡MATANZA FILMA!
ESTRENA IMPLOSIÓN y charlamos con su director Javier Van de Couter
Stéfano, una obra emblemática para el teatro
CONNIE BALLARINI – STAND UP – Excelente opción para cortar la rutina a carcajadas