Menú Cerrar

Blog

Conversamos con Luciano Nacci, director del Festival de Cine Luz del Desierto

por Vanina Suárez
vaninagsuarez@gmail.com

Entrevistamos a un gran gestor audiovisual, director y curador de festivales,guionista, realizador, productor, distribuidor y músico.
Una gran promesa de nuestro cine, un todo terreno que ama al cine y vive rodeado de proyectos.

Luciano Nacci es nacido en Viedma, Río Negro y es egresado de la carrera de Dirección de Cine y TV en el CIEVYC. Ha realizado diversos cursos en la ENERC y se ha capacitado en el Centro de Formación Profesional del SICA. Además, es Licenciado en Enseñanza de las artes audiovisuales en la UNSAM.
Es músico, fundador y director de la productora/distribuidora audiovisual Km Sur. También escribió 11 cortos de los cuales varios han participado en importantes festivales de cine internacionales y nacionales. Su primer largometraje: Los caminos de Cuba tuvo una gran repercusión entre sus colegas y fue estrenado durante el 2020 por la plataforma de Cine.Ar.
Es director del Festival de Cine Luz del Desierto y es curador del Festival Internacional de Guayaquil.

¿Cómo y cuándo surge la idea de llevar adelante el Festival Luz del desierto?
La idea del Festival Luz del Desierto surge allá por el 2017, fue algo interesante porque me contactaron desde la Municipalidad de Roque Pérez; nunca había tenido ningún contacto con el municipio, no conocía a la gente de allá y me propusieron si quería hacer un festival de cine. Sabían de mi trabajo en el área audiovisual y surgió si me interesaba organizar un festival de cine en el municipio.
Obviamente a mí me encantó la idea desde un principio, desde hace un tiempo con Florencia Velozo, que es mi colega y socia en Km Sur, hacemos distribución de películas y trabajamos todo el tiempo con festivales de cine. Entonces, la posibilidad de hacer uno era algo utópico, soñado, lo interesante es que fue el primero de muchos.

¿Qué te movilizó a encabezar el proyecto?
A mí me encanta el cine, me encanta ver películas e ir a festivales. No hay nada más lindo que poder compartir con otros realizadores y realizadoras, con actores, actrices, productoras, productores, con gente del área audiovisual en general, discutir sobre cine, comer e ir a visitar un lugar. No hay nada más bello que eso.
Y así arrancó el festival en Roque Pérez en el 2017 y fue muy lindo porque teníamos el presupuesto y el aval para traer gente de diferentes ciudades, darles alojamiento comida, mostrarles la cultura de Roque Pérez con los lugares que tiene: estancias, bares y su relación con la historia y la época: La gente en general quedaba maravillada.
Lo organizamos un poco con Florencia. Y pasaba algo muy lindo porque este festival creo que es diferente al resto,  se destaca por la amistad y la cultura, que pasa en muchos festivales pero acá es como una cuestión de amor, se nota ese amor dentro del festival y la gente lo percibe. Quizás sucede que nos encontramos con algún realizador o realizadora que pasa por el festival y nos dice: -Qué bien que la pasé, siempre le digo a la gente que vaya a ese festival.
Se genera ese tipo de amistades.

¿Por qué el nombre Luz del Desierto?
En principio estudiamos para darle una identidad al festival, teniendo en cuenta que era en Roque Pérez, pensábamos en cómo llamarlo; entonces averiguamos que el primer tren que pasó por la ciudad se llamaba Luz del Desierto, y de allí se nos ocurrió el nombre.
Luego el festival fue mutando y pasó de estar en Roque Pérez por falta de fondos a Avellaneda y allí siguió mutando. Nosotros tomamos el nombre como algo metafórico, como una luz en el desierto, como si fuese traer cine, traer luz a donde estemos, tiene ese significado.

¿Cómo fue durante el año pasado llevarlo adelante de manera virtual? ¿Qué recursos utilizaron y qué resultados pudieron obtener de esta nueva experiencia?
Fue muy difícil para todos y todas y para el arte fue muy complejo; pero eso a nosotros nunca nos detuvo, nos adaptamos y buscamos la forma de seguir siendo una pantalla de exhibición y un lugar para la cultura. Por tal motivo el año pasado hicimos una especie de 3 ediciones: edición oficial (que es siempre la de octubre) pero en marzo se había decretado la cuarentena y en abril hicimos un racconto de los ganadores y ganadoras de ediciones anteriores; y en mayo hicimos  una edición en cuarentena. Así que se armó algo en donde siempre estábamos trabajando, como la gente estuvo mucho tiempo en sus casas sin mucho que hacer, nosotros pensamos que era un buen momento para llevar cultura a los hogares.
Eso funcionó, entraban más de 20.000 personas a ver las películas que estaban en el catálogo del festival en menos de un fin de semana. Fue algo que nos movilizó y nos puso también muy contentos. También fue un ingenio cómo proyectar, que no te copien las películas, generar un ámbito ameno para los directores y directoras, cuidarlos y cuidarlas, así como con las películas.
Todo lo hicimos a través de nuestra web, la de Luz del Desierto, y estuvimos proyectando ahí, la recepción fue muy buena y nos sorprendió el caudal. Además, agradecemos mucho a los jurados y juradas que participan del festival, que son parte y nos alegra un montón. Pero sí, nos gustaría que vuelva a ser presencial, aunque la situación hoy es compleja y estamos viendo si para octubre hay alguna oportunidad de hacerlo así.

¿Cómo están organizando el festival este año?
Para este año pensamos un formato presencial e híbrido pero hay que ver qué pasa con las condiciones del COVID 19; estamos esperanzados en que se pueda desarrollar también en formato presencial. Creo que a futuro todo terminará siendo un poco híbrido.
Una novedad que tenemos para esta edición es que en vez de que la dirección la haga solamente yo, también haremos una codirección con Florencia Velozo. Nosotros siempre trabajamos en equipo y está bueno la multiplicidad de miradas a la hora de llevar a cabo un festival; así que esa es una gran novedad para este año y estamos contentos.
También algo que hace posible este festival es tener un buen grupo humano de trabajo, por suerte nosotros tenemos a gente como Diana Person que se encarga de la parte de la producción y la comunicación; AlbaTagliero que no está en CABA sino en Jujuy pero hace todos los diseños; Antonella que se encarga de ser Comunity Manager; Guido que hace toda la parte de programación.
Tenemos un grupo bastante heterogéneo y eso hace que la virtualidad permita el trabajo en equipo con gente que está en otra ciudad, en otra provincia u otro país, esas son las oportunidades que trae también la nueva modalidad, nos comunica de otra forma, aunque en otros casos nos complica, pero también nos otorga oportunidades o nos ingeniamos para tenerlas.

¿Cuáles son las categorías en las que se puede participar? ¿Cómo y hasta cuándo?
En principio el festival empezó siendo nacional en el 2017 y 2018, a partir del 2019 cuando nos pasamos a Avellaneda empezó a ser internacional.
Las categorías son cortos nacionales, cortos internacionales, largos nacionales y largos internacionales y a partir del año pasado también recibimos material realizado en pandemia como cortos pandémicos; la verdad que esa sección tuvo mucho éxito porque hay varios realizadores y realizadoras que quieren seguir filmando y lo hacen dentro de sus casas porque no pueden salir y nos hemos encontrado con material muy bueno.
A la convocatoria la abrimos a partir de marzo y cierra el 15 de junio pero la vamos a extender hasta el 15 de julio. Queremos que nadie se quede sin enviar su material

¿Cómo pensás que va a seguir la industria después de esta pandemia y el redescubrimiento de las plataformas audiovisuales?
Creo que varios sectores se vieron perjudicados por la pandemia y el arte, el arte audiovisual no es la excepción. Lamentablemente el INCAA se ha visto ausente (entre comillas) con respecto a los festivales, a los directores y directoras. Es más hoy está en riesgo el fondo de fomento y eso la verdad que pone en incertidumbre el futuro de nuestro cine, ocasionaría la pérdida de nuestra identidad, imagínate que películas grandiosas (que hoy son parte de nuestra cultura) no existan a futuro, esas películas se pierden porque deja de haber un fondo para el arte audiovisual. Entonces allí se pone complicado nuestro cine.

Con respecto a las plataformas me parece que es algo interesante ver películas desde la comodidad de tu casa; obviamente no es lo mismo que el cine, el cine tiene esa posibilidad de entrar a una sala, de escuchar en la sala de cine con las luces apagadas. Ahí no mirás el celular, quizás en tu casa sí te ponés a mirarlo; vas al baño; agarrás algo de comida; parás la película; en el cine todo eso no sucede y hace que la experiencia sea diferente pero está bueno que haya producciones locales dentro de las plataformas. Aunque  pienso que también es complicado porque seguramente solo haya lugar para las grandes producciones y no para las miradas independientes; de esa manera se termina perdiendo un poco la imagen del autor y la autora. En ese sentido no me gusta pero obviamente que tiene sus cosas buenas porque la llegada es masiva pero también empieza la guerra entre plataformas, por un lado Paramount, por el otro HBO, Netflix, Disney y se empieza así una gran batalla. También se debe pensar en eso y el INCAA debe cuidar la identidad nacional para que no se pierda nuestro cine.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Próximos proyectos siempre hay; más con el cine. Creo que no hay un día que pase sin que piense una nueva idea, una nueva historia, algo para contar, creo que vivo una vida de película, todo el tiempo pensando en si pasara tal cosa…, una frase ya me lleva a contar algo.

Actualmente terminamos con unos colegas un corto de ficción que filmamos en plena pandemia en crítica a las APP de delivery, que ya está terminado y comenzamos a mandarlo a festivales.
Estamos en proceso de postproducción con un largometraje respecto a los incendios que hubo en la Patagonia en la zona de Chubut, fuimos con mi amigo Axel Emilien y estuvimos más de dos semanas filmando en la zona de El bolsón, El hoyo, Lago Puelo. Un poco documentando lo que fueron los incendios. Fue una experiencia increíble, ahora estamos editando y nuestra intención ya es presentarla en festivales. Siempre estoy bastante motivado con los proyectos, siempre hay cosas para hacer, para contar y eso es buenísimo.

Estoy queriendo hacer mi primera película de ficción, no tengo fondos ahora pero ya el momento se dará. La historia la tengo, lo que me faltaría es el presupuesto pero creo que cuando uno quiere hacer las cosas y trabaja en base a eso las cosas se dan. Además creo que va a ser la primera de varias películas.
Me encanta esto, así que siempre voy a brindar por más cine independiente y más cultura, siempre.

Publicado en Entrevistas

También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El fulgor, el último y gran trabajo de Martín Farina
El peso del talento, la última de Nicolas Cage. Reír y reflexionar
Retratos del futuro de Virna Molina- El futuro y todo lo que vino después
Franklin, la historia de un billete, estreno argentino de este jueves
Mañana llega LA MUJER Y EL CINE
UN DIOS SALVAJE, una comedia de Roman Polanski
LA RED (2016)-GRAN CINE COREANO DE TODOS LOS TIEMPOS
IOSI, EL ESPIA ARREPENTIDO, ATENTADOS, DEMOCRACIA Y SERVICIOS DE INTELIGENCIA
El embarazo de Kentaro, serie japonesa basada en un manga.
Anatomía de un escándalo, la serie sobre el consentimiento sexual
Severance, la nueva serie que es furor
Proyecto fantasma. Fantasmas del Siglo XXI
El Pa(de)ciente, continuar pese a todo
Paula, «A todas las Paulas que luchan contra los estereotipos de la belleza»
El repostero de Berlín, FESTIVAL DE CINE ISRAELÍ
Charlamos con Fernando Madedo, director ejecutivo de PCI
Conversamos con Luciano Nacci, director del Festival de Cine Luz del Desierto
Entrevista ¡MATANZA, VAMOS A FILMAR! y ¡MATANZA FILMA!
ESTRENA IMPLOSIÓN y charlamos con su director Javier Van de Couter
CONNIE BALLARINI – STAND UP – Excelente opción para cortar la rutina a carcajadas