Menú Cerrar

Blog

Todo se calma, cortometraje argentino por Cine.ar

Por Gerónimo Rivera Cano

Ficha técnica:

Dirección: Virginia Scaro/ Guion: Johanna Schorn/ Dirección de fotografía: Roman Kasseroller/ Dirección de sonido: Virginia Scaro, Nahuel Palenque/ Montaje: Juan Manuel Bramuglia, Nahuel palenque/Dirección de Arte: Lucia Carnicero/ Producción: Román Kasseroller, Virginia Scaro, Lukas Valenta Rinner/ Vestuario: Pilar González / Colorista: Ada Frontini

Protagonista: Rhea Volij

Plataforma: Cine.Ar/Play

Podría decirse de este corto dirigido por Virginia Scaro que fue premonitorio; si bien pues se estrenó en el 2018 tocó los bordes del retrato pandémico del año 2020: el contexto Covid-19 y las restricciones ambulatorias. Ni hablar de sus consecuencias mundiales a nivel pshyché de cada persona.

Con matices de gris en sus imágenes se recrean y transmiten al espectador desde cierta tesitura del contexto hasta incluso llega a convertir el corto en una trama cuyo nudo de intriga parece nunca poder desentrañarse (todo en su justo medio, Ada Frontini lo logra quirúrgicamente).Y con la utilización de tomas varias pero que cada una siguen cual cenitales a Rhea Volij -protagonista principal- nos hacen ser testigos de la cotidianidad de ella en su ámbito más seguro (en realidad el ámbito que para cualquiera ha de ser «su ámbito de seguridad, de intimidad y de recreación»).

Acá hay un punto que no se puede pasar por alto: la comodidad es una comodidad -podría decírsele- muy formal, muy estructurada, muy perfeccionista. Detalles existen desde las actitudes de Rhea, sus acciones hasta la vestimenta que ella esgrime.

El escenario jamás cambia, es el entorno de su vida privada; la extensión corporal que, cual su cuerpo mismo, mantiene y busca mantener. Hablo de los ambientes de su hogar. Con cada uno de sus espacios y de sus cosas.  La fantasmagoría de nuestra expectación.  Por el detalle anterior, el que concierne al matiz de su vestimenta, cabe entonces destacar el trabajo de Pilar González como encargada del vestuario.

La simpleza de los matices grises conjuntamente con ese toque de intriga (thriller pongámosle) se impulsa con el sonido escogido. Casi la totalidad de este es el ruido ambiente. No hay diálogos salvo uno con un interlocutor distante. Es puro seguir de cerca a Rhea e interpretar sus movimientos. Se aprovecha al máximo cada detalle presente en imagen o no (es decir presente más allá de la imagen)  para contornear o colorear los vértices del entorno. Ruidos grises y claros: pasos de tacones, el arrastre del cartón de una caja, la irrupción sonora de un teléfono, un timbre, las bocinas, el zumbido de una aspiradora hasta el retumbar de una persiana que se baja. Todo eso es utilizado muy cuidadosamente. Ocurre igual cuando se requiere algún elemento extra para el aumento de la tensión. Nada que reprochar entonces a la dirección de sonido en manos de Virginia Scaro y Nahuel Palenque.

Todo se calma parece entrañar un hilo narrativo simple, es la consecución de actos, la formación de una rutina. Pero se hace complejo evitar su metamensaje que apuesto no debe ser unívoco.

La rutina nuestra de cada día sirve de calmante, mañana saber lo que haremos hace de cada persona ser agua en vertiente de río que corre y ya. Esto hasta lo desprovisto. Lo que irrumpe. En este caso a la protagonista le sobreviene el deseo, y este está fuera. Es interesantísimo por donde le observa ella. Aún es más interesante que ocurre después de su irrupción.

Todo se calma es un corto que nos recuerda en secreto que siempre el caos que creemos que está fuera, puede colarse en nuestro orden/ tranquilidad hecho a medida. Por más que cierren ventanas y blindemos espacios. Lo robusto (sea o parezca ser) acaba por resquebrajarse igual.

 

Publicado en Críticas

También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tár, la performance constante de la soberbia
Natalia Natalia, lo nuevo de Juan Bautista Stagnaro
El hombre inconcluso: identificar el pasado
Nuestra bronca, documental Israelí/Argentino en los Espacios INCAA
La convivencia entre lo nacional y el mainstream, nuestro paso por la Argentina Comic Con
Mañana llega LA MUJER Y EL CINE
2 ou 3 choses que je sais d’ell, un clásico de Jean-Luc Godard
Mamma Roma, reestreno de un film polémico y prohibido
Merry Christmas, Mr. Lawrence. ESPECIAL PELÍCULAS DE CULTO
Cabeza borradora, David Lynch. ESPECIAL PELÍCULAS DE CULTO
Las nadadoras, basada en la historia real de dos deportistas refugiadas.
Sean eternos, campeones de América, docuserie por Netflix
El encargado, serie/ comedia negra por Star Plus
Robo mundial, la previa hacia Qatar
The plains: la larga marcha a casa
Trenque Lauquen: lo misterioso del misterio
Hace mucho que no duermo: correr por un sueño
Los espíritus de la isla: acompañar y perdurar en el tiempo
Charlamos con Fernando Madedo, director ejecutivo de PCI
Conversamos con Luciano Nacci, director del Festival de Cine Luz del Desierto
Entrevista ¡MATANZA, VAMOS A FILMAR! y ¡MATANZA FILMA!
ESTRENA IMPLOSIÓN y charlamos con su director Javier Van de Couter
Stéfano, una obra emblemática para el teatro
CONNIE BALLARINI – STAND UP – Excelente opción para cortar la rutina a carcajadas