Menú Cerrar

Blog

La uruguaya


Por Gerónimo Rivera Caro

FICHA TÉCNICA

Género: Comedia Dramática/ Año: 2022/ Directora: Ana García Blaya

Basado en la novela «La uruguaya», de Pedro Mairal

Financiada por Orsai Audiovisuales y 1961 socios/ Jefe de guion: Christian Basilis// Guionistas: Josefina Licitra, Sofía Badia,
Alejo Barmasch, Marcos Krivocapich, Melania Stucchi, Juan Games./ Productores: Joaquín Marqués, Javier Beltramino, Gabriel Grosvald, Mariano Avellaneda./ Directora de Fotografía: Florencia Mamberti/ Directores de Casting: María Laura Berch/ Directora de Arte: Marlene Lievendag/ Directora de Vestuario: Flavia Gaitan/ Distribuye: Star Distribution

A veces en ciertas maneras de plasmar la expresión, encontramos algo, digámosle cierta esencia que se capta. Pero el embrujo radica en que ese algo, esa esencia no se sabe qué es. Ahí radica la cuestión que hace esa manera interesante.

Estamos frente a un filme que expresa la convención de lo no convencional. Convierte lo que bien puede ser una novela-relato de un amor veraniego (el verano de un amor)- en algo más. ¿Policial? ¿Corrección política? ¿Diario que cuenta parte de la vida de un escritor? ¿Es el mismo escritor que narra su vivencia a partir de otra voz? ¿Película romántica? ¿Novela estándar? (…) Los géneros no deberían importar. Por lo menos a quien escribe, no le importan.

La mirada de Artigas se enternece. Se dan al encuentro confundiéndose, confundiéndonos, agua río / agua mar. Dulce y salado como miel y limón. Se brindan a su encuentro, mezclándose…

Hay algo de lo extranjero. Hay algo en lo extranjero. Sentirse y saberse extranjero. Tener un pasaporte que no cristalice sitio de origen. Utópico. Escribir es en cierto punto ser militante de la extranjería. Palpar realidades, palpar nuevas pieles que cubren a nuevas experiencias es una necesidad imperiosa.

Dejarse atravesar por los entornos es lo que busca Pereyra. Y a la vez luego, es lo que agradece una de las partes en esta historia. Le sacaron algo violentamente pero le dieron qué escribir. El acto de escritura es radical, imposible que sea acto de imparcialidad.

Interviene realidades. Rasga planicies. Guerra de guerrilla.

El Oriente de Pereyra es una piel.

¿Será verdad tanta verdad? Si es ficción-somos ficción-… ¿Qué importa eso?

La cuestión es que existen tantas verdades como praxis hay. Adecuación, convención, tabú… y más. Las verdades se crean. Como se crean los mundos. Nacen códigos que si son compartidos saben mucho mejor: miradas, sonrisas. Cuando los dientes de lo carnal se quita el bozal no hay agua que divida, no hay río (virtual, epistolar o mojado) que distancie; no hay teorías que contengan a la potencia de las pasiones… ni de la complicidad.

Guiñar de ojos para que en su abrir y cerrar las sonrisas sean el paisaje. Ojos de video tape como la senda que nos inmerja en ese paisaje.

Ojalá ser máquinas para crear -a gran escala, de forma ininterrumpida- códigos y dialectos cómplices: la conjura de lo sutil. Un posfordismo emocional. Una globalización afectiva. La Federalización del cariño.

Y ahí sí ver que el mundo gira al revés; ahí, qqué ejor es mirar a la pared solo recomendarían los mareados de tanto ver las ruedas girar.

Acá. No esperar a resucitar: Hacerlo y ya.

La Uruguaya, dirigida por Ana García Blaya transmite mundo de sensaciones, de mensajes que pueden ser espigados. La religiosidad de los sitios: aquellos que guardan en sus rincones historias (como la portada de un single); participaciones que, a mi gusto, son detalles que hacen a la belleza sutil del filme (la aparición de Mocci en escena); los juegos de palabras entre los personajes (entrelazados en una conjunción dialecto-anatómica que es extranjera a toda palabra antes dicha sin juego); los Zitarrosa, los Rada, las Peri Rossi, el fulgor de la poesía… Este filme transmite olor a río, la cercanía de cuerpos, de la carne; contiene un nuevo aire (no lo envasa sino que abre su estela): un aire costero, aire raro, húmedo, mezclado con aromas citadinos, aromas de yuyos que arden hasta quemar la yema de los dedos; y a la vez trae aroma de fragancias hechas.

Quizá, también por su estructura tiene un algo. Es un estandarte más que forma lema: “El futuro será cooperativo; sino no habrá ni será futuro tal.”

Les invito a dejarse atravesar, a dejarse engañar y perfumar por La Uruguaya. Y también m archar hacia ese futuro, apoyar y ser parte de su comunidad.

Publicado en Críticas

También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entremedio, cine argentino en el Gaumont
Zona de interes, nominada sl Oscar y estreno
El color púrpura, adaptación del musical
Días perfectos, cine japonés nominado al Oscar
Argentina Comic Con: nuevos horizontes
La convivencia entre lo nacional y el mainstream, nuestro paso por la Argentina Comic Con
Mañana llega LA MUJER Y EL CINE
Noche en la tierra, por Mubi
La mamá y la puta, reestreno
El viaje, función homenaje a Pino Solanas
Rojo profundo: sangre en la gran pantalla
Solo los amantes sobreviven, por Mubi
Nostalgia de la luz, docudrama de Patricio Guzmán
Falsos millonarios, de Miranda July comedia insólita por Netflix
Pulp: A Film about life, death and supermarkets (2014) de Florian Habicht
La mesita del comedor, comedia negra en el BARS
Kinra, ganadora de la Competencia Internacional en el 38° Festival de Mar del Plata
Vamos a la playa, festival de cine alemán
Adiós, Buenos Aires, coproducción Argentina/Alemania
Charlamos con Fernando Madedo, director ejecutivo de PCI
Conversamos con Luciano Nacci, director del Festival de Cine Luz del Desierto
Entrevista ¡MATANZA, VAMOS A FILMAR! y ¡MATANZA FILMA!
ESTRENA IMPLOSIÓN y charlamos con su director Javier Van de Couter
Estasis: la conectividad corporal. TEATRO
Stéfano, una obra emblemática para el teatro
CONNIE BALLARINI – STAND UP – Excelente opción para cortar la rutina a carcajadas