Menú Cerrar

Blog

La ballena, el lento espiral descendente de las pérdidas.

Por Leny Pereiro

Ficha técnica:

Director: Darren Aronofsky/ Guionista: Samuel D. Hunter/ Productores: Darren Aronofsky, Jeremy Dawson, Ari Handel/ Música: Rob Simonsen/ Fotografía: Matthew Libatique/ Montaje: Andrew Weisblum/ 

Basada en la obra de teatro The Whale, de  Samuel D Hunter

Protagonistas: Brendan Fraser (Charly)/ Hong Chau (Liz)/ Sadie Sink (Ellie)/ Samantha Morton (Ellie)/ Ty Simpkins (Thomas)/

Duración: 117 minutos

La Ballena (The Whale) es una obra dramática sobre el dolor y la salvación. Sobre la agonía humana tanto física como emocional.

Del lento espiral descendente en el que nos podemos dejar caer ante las pérdidas. Todas las pérdidas. Y que aunque no sea feliz, ni grato, ni siquiera esperanzador el recorrido, quizás, al final, podemos encontrar un mínimo resquicio para la redención. 

De orígenes teatrales, Darren Aronofsky (Réquiem por un sueño, Pi, El luchador, El cisne negro) desarrolla la historia de un profesor con obesidad mórbida que dicta sus clases de literatura por Zoom con la cámara apagada, con un concepto y una estructura que los respeta. Pero llevando el guión que Samuel D Hunter adaptó de su propia obra, a un nivel que conmociona a partir de los primerísimos planos y las puestas de cámara con un encuadre que, por momentos, asfixia.

Aunque lo que fundamentalmente conmueve, es la actuación de Brendan Fraser como Charly, el profesor. Un actor que resurgió como el ave fénix de sus propios espantos, para dotar a esta película de la sensibilidad, el dramatismo y la ternura exactos. Sinceramente, no sé si hubiera sido lo mismo sin él. 

Completan el elenco Hong Chau (Liz) como su amiga/enfermera a la perfecta altura de las circunstancias, Sadie Sink (Ellie) la ascendente actriz de Stranger Things que no desilusiona en su terrible papel de hija, Ty Simpkins (Thomas) como un misionero sin experiencia que intenta salvar a Charly, y Samantha Morton (Mary) con una breve pero contundente participación en el rol de ex esposa. Cada uno de ellos entrando y saliendo del deprimente departamento en el que Charly está atorado. En todos los sentidos imaginables. 

No voy a hablar más sobre el argumento en sí, para eso basta con leer cualquier reseña. Lo que sí voy a decir es que tanto yo, como todos con los que compartí la proyección, no salimos indemnes después de haberla visto. Es imposible que sea de otra manera.Porque The Whale es difícil, angustiante. Seguramente, excesiva. 

Tal vez, algunos de sus diálogos puedan resultar melodramáticamente declamativos. O de un existencialismo poco cotidiano. Pero es, sin casi ningún lugar a dudas, una película necesaria de ver. Aunque más no sea para juzgar por nosotros mismos. 

Publicado en Críticas

También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las dos Mariette, un documental sobre no morir con secretos
Bebé reno, serie furor en Netflix
Guerra civil, estreno.internacional. Trova del caos
BACK TO BLACK, UN AMOR SIN DESPUÉS
Argentina Comic Con: nuevos horizontes
La convivencia entre lo nacional y el mainstream, nuestro paso por la Argentina Comic Con
Mañana llega LA MUJER Y EL CINE
Los dueños, por Mubi
Noche en la tierra, por Mubi
La mamá y la puta, reestreno
El viaje, función homenaje a Pino Solanas
Solo los amantes sobreviven, por Mubi
Nostalgia de la luz, docudrama de Patricio Guzmán
Falsos millonarios, de Miranda July comedia insólita por Netflix
Pulp: A Film about life, death and supermarkets (2014) de Florian Habicht
Italpark, el mundo de los recuerdos
El reino animal, festival cine francés
Amor sin tiempo, festival de cine francés
Vermín: la plaga, cine de terror en el Festival de cine francés
Charlamos con Fernando Madedo, director ejecutivo de PCI
Conversamos con Luciano Nacci, director del Festival de Cine Luz del Desierto
Entrevista ¡MATANZA, VAMOS A FILMAR! y ¡MATANZA FILMA!
ESTRENA IMPLOSIÓN y charlamos con su director Javier Van de Couter
Estasis: la conectividad corporal. TEATRO
Stéfano, una obra emblemática para el teatro
CONNIE BALLARINI – STAND UP – Excelente opción para cortar la rutina a carcajadas