Menú Cerrar

Blog

Hace mucho que no duermo: correr por un sueño


Por Juani Villano

Cobertura Festival Internacional de Mar del Plata.

Una mochila va de mano en mano. Algo esconde, pero nunca se nos revela qué. La persona menos indicada recibe el paquete misterioso. Persecuciones por todos los barrios porteños se desatan, sin dar ningún respiro a la audiencia. Correr con un único motivo, permanecer con algo material, que a la vez despierta el lado espiritual. 

La película de Agustín Godoy es un deleite de dinámica actoral. Los cuerpos se mueven y no frenan en ningún momento. Son contadas las veces en que los personajes pueden frenar y descansar. Desde el inicio, sin el uso de ninguna palabra, el director logra envolvernos con el relato y nos hace comprender desde qué punto se va a desarrollar la historia. 

Hay un despliegue impresionante de recursos cinematográficos. Ya sea con la puesta de cámara, fotografía, sonido y montaje. Seguramente el realizador se divirtió mucho a la hora de filmar esta obra. Lo más interesante es que todo nace de una propia anécdota similar a la primera escena del filme. He aquí la función del guionista a la hora de captar, asimilar y adaptar las situaciones del día a día. 

El vínculo de los dos protagonistas recuerda a Punch Drunk Love (2002), del inigualable Paul Thomas Anderson. Ambos no pueden despegarse uno de otro, y cuando esto sucede el vacío emocional se encuentra a flor de piel. También tenemos el uso textos poéticos con rimas como recurso narrativo; el cual es aplicado con un muy buen manejo, tanto desde la actuación como desde guion. 

Y no menos importante, la presencia del Macguffin. Elemento que parte del gran Alfred Hitchcock. En este caso es la mochila que todos los personajes anhelan. Por supuesto, al igual que en Pulp Fiction (1994), nunca se explica su contenido; y a su vez, tampoco importa. La motivación y objetivo dramático se emplea con habilidad y maestría, sin ninguna duda. 

Una película notable, eso es lo principal. Con un desarrollo de puesta en forma excelente y preciso. El disfrute que se genera al verla se puede apreciar de gran manera. Risas aseguradas e identificación con la obra. A veces corremos para no dormirnos, y en otras ocasiones corremos en nuestros mundos oníricos para escapar del sueño eterno. 

Publicado en Festivales

También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tár, la performance constante de la soberbia
Natalia Natalia, lo nuevo de Juan Bautista Stagnaro
El hombre inconcluso: identificar el pasado
Nuestra bronca, documental Israelí/Argentino en los Espacios INCAA
La convivencia entre lo nacional y el mainstream, nuestro paso por la Argentina Comic Con
Mañana llega LA MUJER Y EL CINE
2 ou 3 choses que je sais d’ell, un clásico de Jean-Luc Godard
Mamma Roma, reestreno de un film polémico y prohibido
Merry Christmas, Mr. Lawrence. ESPECIAL PELÍCULAS DE CULTO
Cabeza borradora, David Lynch. ESPECIAL PELÍCULAS DE CULTO
Las nadadoras, basada en la historia real de dos deportistas refugiadas.
Sean eternos, campeones de América, docuserie por Netflix
El encargado, serie/ comedia negra por Star Plus
Robo mundial, la previa hacia Qatar
The plains: la larga marcha a casa
Trenque Lauquen: lo misterioso del misterio
Hace mucho que no duermo: correr por un sueño
Los espíritus de la isla: acompañar y perdurar en el tiempo
Charlamos con Fernando Madedo, director ejecutivo de PCI
Conversamos con Luciano Nacci, director del Festival de Cine Luz del Desierto
Entrevista ¡MATANZA, VAMOS A FILMAR! y ¡MATANZA FILMA!
ESTRENA IMPLOSIÓN y charlamos con su director Javier Van de Couter
Stéfano, una obra emblemática para el teatro
CONNIE BALLARINI – STAND UP – Excelente opción para cortar la rutina a carcajadas