Menú Cerrar

Blog

Pobres criaturas, una de las grandes candidatas

Por Javier Carrizo

@nada_pasara_

ESTRENO INTERNACIONAL

FICHA TÉCNICA:
Título original: Poor Things

Año: 2023/ Duración: 141 min./ País: Irlanda/ Género: Fantástico. Ciencia ficción. Comedia. Drama. Realismo mágico.
Dirección: Yorgos Lanthimos/ Guion: Tony McNamara./Novela: Alasdair Gray

Reparto: Emma Stone, Mark Ruffalo, Willem Defoe, Ramy Youssef, Christopher Abbot, Jerrod Carmichael, Kathryn Hunter, Margaret Qualley, Hanna Schygulla, Vicki Pepperdine, Suzy Bemba, Tom Stourton, Wayne Brett.

Música: Jerskin Fendrix/ Fotografía: Robbie Ryan/ ­: Coproducción Irlanda-Reino Unido-Estados Unidos; Element Pictures, Film4 Productions, Fox Searchlight, TSG Entertainment. Distribuidora: Fox Searchlight

Vivir más de una vez
Resulta que la novela de fantasía científica, comedia y aventuras, publicada en 1992 por el escocés Alasdair Gray, ganadora de los premios Whitbread y Guardián de ficción durante el mismo año, es la fuente de inspiración del griego Yorgos Lanthimos para con su nuevo film.

Pero no sólo de su director, porque la influencia de Emma Stone para con la misma, es notoria desde su inclusión como productora del proyecto, y por interpretar a un personaje único por su osadía y coraje, que no tiene comparación alguna con ningún otro que haya protagonizado.

La apuesta de ambos comienza durante el rodaje de La Favorita en 2017, y la convicción sobre el emprendimiento es tan comprometida, de modo que ambos profesan como productores, junto a Ed Guiney y Andrew Lowe.

Dossier griego
Yorgos Lanthimos es un director de cine y de teatro heleno (primogénito de Deucalión y Pirra, los únicos supervivientes del diluvio universal), que hasta antes de la última experiencia, condujo films como Canino (2009), Alps: los suplantadores (2011), Langosta (2015), El sacrificio del ciervo sagrado (2017), La Favorita (2018), y Nimic (2019).

Desde Kynódontas o Canino, hablada en su idioma natal, el absurdo, la controversia, y una pizca de surrealismo, se apoderan del tono de su filmografía, características y cualidades que lo lleva a obtener premios en prestigiosos festivales como Cannes y Sitges.
Lo innovativo lo establece su argumento, al narrar que una pareja cría a sus hijos en su casa y terreno, apartados del mundo exterior, haciéndoles creer significados falsos y perturbándolos con juegos perversos, sádicos y brutales.
La limitación y/o condicionamientos de los personajes establecidos, coloca a Lanthimos junto a la controversia desde esta producción, y logra de esta manera que los ojos de la industria del cine, se posen sobre su obra y figura.
La contrapartida continúa en el año 2011, con Alps: los suplantadores, un drama psicológico que obtiene el premio a Mejor Guion del Festival de Venecia. Pero su alcance hollywoodense llega con sus tres próximas producciones: Langosta (2015), El sacrificio del ciervo sagrado (2017), y La Favorita (2018). En la primera (disponible en Amazon Prime), encabezada por Colin Farrel y con la participación de Rachel Weisz, Olivia Colman y Ariane Labed (esposa de Lanthimos desde el 2013), los solteros y las solteras deben apurarse, cuentan con sólo 45 días para dejar de serlo si no quieren convertirse en animales. La historia que se contextualiza en esa distópica sociedad, es el primer film hablado en inglés por el director, y quizás sea por ello que a partir de aquí comienzan los grandes reconocimientos: Festival de Cannes (otra vez), BAFTA, Globos de Oro, y la nominación a Mejor Guion en los Premios Oscar.
En la segunda (disponible en Apple TV), ya existe una anticipación de lo que la historia de Pobres Criaturas (2023) infiere: el a esta altura actor fetiche Colin Farrel, protagoniza a un cirujano exitoso que está casado con el personaje que interpreta Nicole Kidman, cuando un adolescente huérfano llega a sus vidas para alterarla. Por la pieza, obtiene el Mejor Guion en Cannes. Y en la tercera (que se puede ver en Netflix), Olivia Colman interpreta a la reina de Inglaterra, y Emma Stone a una sirvienta que es capaz de lo que sea para obtener una mejor posición. Ese entorno del siglo XVIII, le vale un Oscar como Mejor Actriz a Olivia Colman, y la nominación de Mejor Actriz de Reparto a Emma Stone, por parte de la Academia de Hollywood.

Posmodernidad al palo
Según Silvia Schwarzbock (Doctora en Filosofía por la Universidad de Buenos Aires), en un artículo denominado “La crueldad y el cine contemporáneo”, publicado en “Cine y pensamiento. Las charlas de Mar del Plata”, la autora afirma que el cine no ha podido ser antes lo explícito que es hoy en día. A su vez, remarca que lo explícito no es aplicable a todos los asuntos de interés humano, sino a aquellos en que se puede llegar al máximo placer o al máximo dolor. Es por ello que según Schwarzbock, lo explícito implica a las artes, y a aquello que sucede dentro de la puesta en escena. Eso que que se establece como lo explícito, en los mencionados aspectos puntuales, forma parte de lo que caracteriza (además de la nostalgia), a la etapa posmodernista que vive la cinematografía mundial, a partir del año 1975 aproximadamente y desde Saló o los 120 días de Sodoma, de Pier Paolo Pasolini.
Es por ello que casi cincuenta años después, y teniendo en cuenta lo audiovisualizable en Pobres Criaturas, el posmodernismo cinematográfico pareciera asentarse aún más, alejándose mayormente de su extinción. La crueldad, en términos de máximo placer y máximo dolor, son aplicables a lo que acontece en el último film de Lanthimos, como si el posmodernismo recién aconteciera como etapa cinematográfica actual.

La vida después de la muerte
En términos argumentales, Bella Baxter (en una inigualable e inolvidable interpretación de Emma Stone), resucita con el cerebro del bebé que llevaba en su vientre, antes de suicidarse en su anterior alter ego, Victoria, una mujer presa de un matrimonio agresivo e infeliz. El Dr. Godwin Baxter (en otra fabulosa actuación de Willem Defoe), es un cirujano extravagante que diseña Frankensteins a lo Mary Shelly, en otro contexto surrealista que tan bien le asienta a su director. Esas grandes ciudades del mundo retratadas en escenarios irreales, son futuristas por la existencia de medios de transportes voladores, pero de época por el vestuario que sus personajes y habitantes utilizan en cada una de ellas. Esa dualidad heterogénea también implica un renacer, y una forma de concebir la vida después de la muerte a partir de sus diseños y arquitecturas. Hay algo novedoso en todo ello, y es lo que la condición de la propia Bella Baxter espeja en esos aspectos urbanos.

Lo que algunos distinguen como “un film hecho por decoradores de interiores”, es una alevosa apuesta por una dirección de arte sin igual en la historia del cine, que se emparenta con la misma ambición que también tienen su narrativa y puesta en escena. La semejanza con el cine del canadiense Guy Maddin es ineludible de acuerdo a lo que ambos profesan en términos de la utilización del blanco y negro, como por el carácter experimental y surrealista. Si bien a Lanthimos no le interesa gestar una recreación del cine mudo, la estética de ésta película en particular, posa su mirada en el cine del susodicho norteamericano.

Cabe destacar la utilización de distintos tipos de lentes que amplifican y distorsionan la imagen en la conformación de sendos iris que en la propuesta estética convergen con la deformación que es convocada desde su narrativa, y respecto al reparto, la participación especial de una estrella del cine de Fassbinder, como lo es Hanna Schygulla.

Una reivindicación
El movimiento político, social y cultural que implica el feminismo, vuela alto al reconocerse en la cinta como tal, ya que a través de lo que pregona su guion en cuanto a la construcción del personaje principal en términos de rasgos de carácter y cosmovisión, representa una denuncia y una toma de conciencia que busca modificar las relaciones sociales en su imaginario principalmente, para que la igualdad prolifere por sobre la violencia y la discriminación

Hacer cine siempre es una reivindicación, ser parte de su estatuto debería serlo, y tener el temple y la fortaleza de querer mejorar nuestro mundo aunque sea en forma crítica y estéticamente polémica, en gran cantidad de oportunidades ha valido varios premios Oscar. Esta ocasión no demuestra lo contrario, las grandes recompensas están por llegar.

Publicado en Críticas

También puede interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizá es cierto lo que dicen de nosotras
JINETES DE ROCA
YAKUMAN, hacia donde van las aguas. ESTRENO NACIONAL
FURiOSA
Argentina Comic Con: nuevos horizontes
La convivencia entre lo nacional y el mainstream, nuestro paso por la Argentina Comic Con
Mañana llega LA MUJER Y EL CINE
Los dueños, por Mubi
Noche en la tierra, por Mubi
La mamá y la puta, reestreno
El viaje, función homenaje a Pino Solanas
Solo los amantes sobreviven, por Mubi
Nostalgia de la luz, docudrama de Patricio Guzmán
Falsos millonarios, de Miranda July comedia insólita por Netflix
Pulp: A Film about life, death and supermarkets (2014) de Florian Habicht
Vampiro humanista busca suicida con consentimiento
Italpark, el mundo de los recuerdos
El reino animal, festival cine francés
Amor sin tiempo, festival de cine francés
Charlamos con Fernando Madedo, director ejecutivo de PCI
Conversamos con Luciano Nacci, director del Festival de Cine Luz del Desierto
Entrevista ¡MATANZA, VAMOS A FILMAR! y ¡MATANZA FILMA!
ESTRENA IMPLOSIÓN y charlamos con su director Javier Van de Couter
Estasis: la conectividad corporal. TEATRO
Stéfano, una obra emblemática para el teatro
CONNIE BALLARINI – STAND UP – Excelente opción para cortar la rutina a carcajadas